trancapechoboliviano

Blog para sibaritas bolivianos residentes en el Planeta. Para amigos del exterior que amen la cocina y el turismo en Bolivia. Y en especial para los Militantes de la Buena Vida de todo el Universo

Sunday, July 16, 2006

Tacos de mujer

Tacos de mujer

El viejo Engels decía que la oposición del pulgar al conjunto de la mano había sido determinante para transformar al mono en hombre; siguiendo esa imagen, me tienta pensar que el cuidado de la mujer en sus pies ha permitido transformar a plenitud la pata en pie.

Una mujer que ama y cuida sus pies es irresistible porque su actitud es una vindicación de la parte más opuesta a su cerebro tanto como el culo es la parte más opuesta a su rostro (Quevedo dixit). La pata no necesita calzado; en cambio el pie lo necesita como parte de su piel. Una mujer fuerte y trabajadora prefiere andar descalza, a no ser que la nieve le obligue a usar zuecos de madera o las piedras del camino le obliguen a usar zapatos sólidos; pero una mujer ociosa y sensual jamás camina descalza como no sea para relajarse pisando el césped; y por más obligaciones laborales y profesionales que tenga, no deja de reservar hora al pedicuro ni de envolverse en sí misma para darse un masaje de pies o pintarse interminablemente las uñas.

Suena decadente, pero no concibo mayor honor que el de brindar champaña en el taco izquierdo de la mujer, izquierdo porque es el lado del corazón. Obsérvese que del zapato al taco hay una transición parecida a la evolución de las especies. No niego que los tenis incluso se vean bien en los pies de una deportista, pero nada realza más la belleza del pie femenino que los tacos, verdaderas obras de arte y tan variadas como estilos tiene la plástica y la música.

Hay tacos impresionistas, tacos expresionistas, tacos cubistas, tacos naïf, tacos surrealistas, tacos daliescos, tacos picasianos, tacos degasianos, tacos mondrianescos, tacos duchampescos, tacos boterescos; tacos adustos como la pintura del Greco; tacos apasionados, tacos soñadores, tacos tristes, tacos eufóricos, tacos conceptualistas, tacos intimistas, tacos místicos, tacos lúbricos, tacos vírgenes… como hay tacos vivaces, tacos andantes, tacos allegros, tacos prestos, tacos maestosos…

Aunque adoro el cutis de porcelana, no entiendo la estética de las geishas. ¿Cómo atreverse a encerrar los pies en pequeños ataúdes para que no crezcan? Prefiero la sensualidad de los pies delgados, no importa si largos, que desvelen más que descubran su prodigiosa nervadura, que se afinen en los tobillos y en los tendones, pero sobre todo en los dedos. ¡Ah, los dedos de los pies! ¿Por qué razón descuidarlos? ¿Por qué aprisionarlos?

Así parecen haber pensado artistas italianos como el célebre Salvatore Ferragamo, especialista en tacos abiertos, concebidos como jirones de guante, que resaltan la esbeltez de los pies y dirigen la mirada codiciosa de los hombres hacia abajo, hacia las uñas encarnadas. ¡Qué turbadora, entonces, la línea sinuosa del talón que se repliega en la curvatura del pie y remata en esas diminutas almohadillas previas a los dedos que sostienen el peso del cuerpo!

Una mujer de pies finos y cuidados es un ser bendecido por la naturaleza con un nuevo órgano de expresión tanto o más seductor y convincente que el hombro o la voz. La mujer que cruza las piernas para exhibir la belleza de sus pies y de sus tacos es capaz de seducir a un eunuco.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home